2.25.2011

Si no lo digo exploto

Yo, entre todo, soy coqueta y estoy muy clara en ello, soy de ESAS que tienen una cesta de menjurjes en la peinadora, dos en el closet, una en el baño y un maletín bajo un mueble; soy de ESAS que desenfunda el antibacterial al bajar de un bus; soy de ESAS que no contiene un “aaaaaaay que lindo” cuando consigue los diseños de una tienda de accesorios emergentes: soy de ESAS que no presta su polvo compacto NI MUCHO MENOS su lápiz labial; soy de ESAS a la que una amiga llama pidiendo sus servicios de “latonería y pintura” en su primera cita, y si, soy de ESAS que sabe lo que es un color topo y distingue entre un amarillo pollito y un amarillo canario ,pero sobre todo, soy de ESAS que no concibe una mala atención en una tiendita…

Hoy fue un día de ESOS: la tienda en concreto fue “Algo así” una tienda de “cosa de niñas” que es conocido por su amplia variedad en “de todo”. Me dirigía allí por algo en específico (no lo digo porque es totalmente irrelevante para lo que quiero contar) acompañada por mi madre. Entre coches de bebe, noviecitos, señoras copetudas comiendo helado y un olorcito a jabón extraño, llegamos a la tienda con paredes de vidrio y llena hasta el techo de sepetecientas cosas y como si fueran las tres de la mañana en la celebración de los quince años de Yasuri Yamié la música a todo lo que daban en los amplificadores fueron nuestro recibimiento seguido de un currumbeo sin pena alguna por la dependienta encargada del cubículo central. Ella notó nuestra presencia y escandalosamente apenada por descubrir que su coreografía había tenido terceros testigos, no tubo mejor escape que alentar a otra dependienta (en total eran cinco) a seguirle el montaje. Mi madre y yo decidimos ignorar el opening de bienvenida e ir a nuestro asunto.

.- Buenas ¿tendrá…?
.- Si aquí…
.- ¿Y no tienen mas colores?
.- No, solo los que ve aquí
A todas estas los productos estaban dispuestos por todos los mesones como peinadora de niña de doce años y catalogados por color, así que no tuvimos de otra que hacer pasarela por casi todo el diámetro de la tienda sin conseguir nuestro objetivo.

Pasando todo esto la musica (imposible pero cierto) seguía en aumento y era la hora de TIRARSE UN  PASO. Mi madre quiso ver unos aretes verdes (groso error)  y la dependienta quiso derrochar sus dotes de bailarina exótica mientras le daba el producto a mi madre, así sin una palabra, sin un “buenas tardes” pero con bastantes sacudones de nalgas…. Si, las sacudía sin pena alguna.

Deseando que todo hubiese sido broma, mi madre soltó los zarcillos, y de una salimos de la tienda casi corriendo despavoridas. Ellas siguieron con su escándalo de música, aplausos y gritos y desde afuera, mi madre y yo incrédulas, lamentábamos  medio riéndonos medio molestas por la falta de atención.

Señores, el trabajo es eso UN TRABAJO y yo, una muchacha que se faja estudiando, haciendo trabajos freelance, con familia, amigos y demás, que se toma tiempo (y el de su madre) para atravesar la ciudad e ir a un establecimiento a comprar algo  para conseguirse con unas malandras que lo que tenían era tremendo zaperoco y además COBRANDO CON ESO ¿hay derecho? ¿Dónde esta el sentido común? ¿Qué derecho tiene uno a calarse las majaderías de desconocidos?

Por eso es que las empresas fracasan, porque a ver; una persona tiene una idea, logra venderla y a partir de allí hay un gran trabajo de producción, diseño, empaque, publicidad, transportación y quien sabe que mas fases, hay cosas que atraviesan el  mundo para ser vendidas allí, para ser almacenadas y vendidas a gente con necesidades o deseos de tenerla. Esa gente que trabaja, madruga, se pelea, que hace almuerzo, lava ropa, deja de ver a sus familia y gente que quiere para trabajar, para poder cobrar un suelto para poder tener cosas, cosas que se venden y muchas de esas cosas se venden en tiendas, tiendas con dependientas mediocres que tiran la piso toda la labor de un grupo que hizo posible ese producto o servicio y todo el esfuerzo de esa gente que caminando, en bus, o en auto propio llega a ese lugar a gastar ese dinero que tanto trabajaron ¿ACASO TIENDE DERECHO? Yo creo que no, creo que, como en todo trabajo, el que fuese, en el caso de las dependientas de una tienda tiene que ver algo de sentido común, de dedicación a su trabajo y POR FAVOR, RESPETO Y ATENCION a la clientela.

Si bien, todos tenemos días bueno, días malos, días en que nos sentimos felices, días para ser meramente espontáneos y desenfadados, y que no todas las dependientas son así. Hoy mismo tuve una atención maravillosa en un supermercado, en el que gaste el dinero que había planeado gastar en “Algo así”, yo solo puedo ser una clienta menos para esas mujeres pero se que no estoy sola en esta queja. Considero que en un trabajo en donde se tiene contacto con el público debe existir la conciencia de que es eso UN TRABAJO, y que el dinero no te lo dan por bailar como trompo en un mostrador.

Respeten pa’ que te respeten.

Espero haberme explicado lo suficientemente bien.

Si me lees, y eres dependienta de alguna empresa y no “traqueteas en los anaqueles” GRACIAS.

… y gracias a vos, por tomarte el tiempo y leer esto y si te ha pasado algo parecido, deja tu historia en un comentario y así no me sentiré tan sola y lunática…

6 comentarios:

AceitunaCoqueta dijo...

Cometario de prueba...

Catherine MUA dijo...

Diana esas muchachas estan de lo peor! Aqui pasa algo haci y tu sabes que immediatamente esta la gente quejandose, llamando a la compania o a un manager. Me parece excellente que pongas tus quejas por aqui, y espero pueda llegar a los oidos correctos para que se solucione ese fieston!
Saludos
Catherine

Elianni dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
GeniamlOves dijo...

jajajajajaja! que feo que les haya pasado eso
mi mama tiene una teoria: negocio que te revienta los oidos con cornetas y música escandalosa, es porque estan MAL, estan quebrando y necesitan como sea llamar la atencion desesperada de los clientes
Por otro lado, los dueños tambien algo de culpa, porque ellos DEBEN supervisar las tiendas para evitar que esas cosas ocurran!

Chupetica de Ajo dijo...

Hola :)

Definitivamente no estás sola en ésta queja, siempre hablo de esto porque desde que comencé a trabajar he trabajado con publico y me encanta, por más dificil que sea a veces, siempre he creído que el que no sabe trabajar con público debería ser depositario o archivador o algo bien lejos de la gente en lugar de hacer un trabajo tan mediocre y tratar mal a los clientes. Suena fuerte pero es la verdad.

Me encantan las palabras tan criollas que usas: "Menjurjes" LOL

Hace tiempo escribí algo sobre esto en mi blog, te dejo por aquí el link por si quieres dar un vistazo.

http://lachupeticadeajo.blogspot.com/2010/12/de-trabajos-miserables-y-frank-sinatra.html

Saludos ;)
@ChupetikDeAjo

justme dijo...

Pues es muy comun ver esto ,la calidad del servicio se ve afectada y lo peor es que las señoritas con pasos malandrosos no te ven a la cara y tu das los buenos dias y es un monologo , trizte pero cierto...es algo de etica y valores...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...